Asiento cafe racer


Uno de los elementos que siempre han caracterizado de manera inconfundible una modificación Café Racer es su asiento. Queriendo emular a las motocicletas de carreras de la época, las juventudes del Reino Unido que con sus modificaciones dieron lugar al tan célebre hoy día movimiento quisieron incorporar este tipo de estilizados asientos cafe racer (o colines) en sus motocicletas. Siendo una marca de estilo genuina, este tipo de colines ha sobrevivido a nuestro días, viendo de hecho un segundo renacer a principios del nuevo siglo, impulsados sobretodo por la nueva edición de motocicletas neo clásicas de cierta casa británica cuyo nombre huelga decir a estas alturas por estos lares.

 

Asiento moto cafe racer

El asiento moto cafe racer suele ser una pieza artesanal, muy vistosa y estilizada que sin duda nos transporta a otros tiempos por su estética y apariencia. Habitualmente lo que hace es emular la misma forma del depósito en forma de lágrima, y aporta a la motocicleta una línea mucho más armónica y sofisticada que el habitual e insulso asiento que te provee la casa cuando compras la motocicleta de buenas a primeras.

asiento-cafe-racer-monaco-min

 

Asiento cafe racer biplaza

Aunque la gran mayoría de asientos Cafe Racer sean para solo el piloto y nada más, Tamarit Motorcycles entendió que no solo de hombres (o mujeres!) solitarios está llena la clientela de este estilo de moda cafe racer y especificaciones tan peculiares, con lo que decidió sacar conjuntamente con su asiento café racer monoplaza, una versión para dos personas. La intención con este asiento cafe racer biplaza es que si bien no perdiera ni un ápice de su estilo y esencia clásicos, pudiera ser un poco más práctico de cara a un uso diario y cotidiano de la motocicleta en cuestión.

 

 

 

asiento-caferacer

 

Asiento Café Racer tapizado

El asiento moto cafe racer está obviamente tapizado con el material más clásico y elegante que se pueda encontrar.

No obstante, huir de lo sintético no es siempre la mejor de las ideas ya que, el cuero natural, a pesar de ser mucho más estiloso y distinguido, es una tela no muy bien indicada para el roce directo y el contacto con la meteorología diversa (como de la que disfrutamos en España), y al final esta tela perdería finalmente sus propiedades y acabaría agrietándose (a menos que dispongamos de un buen garaje y un kit de tratado de peleterías y otros menesteres).

Un tapizado ideal de asiento café racer es aquel que aun guardando la apariencia y la estética de la piel, posee las propiedades y durabilidad del elemento sintético, siendo los tapizados de Tamarit altamente resistentes al roce, hidrófugos e ignífugos.

Nueva llamada a la acción